Insomnio

¿Qué es el Insomnio?

Hay personas que casi nunca duermen una noche entera y de corrido, o un número de horas y de calidad suficientes para el descanso completo.

Solemos decir que estamos mal por no haber pasado una buena noche, pero debemos preguntarnos si estamos haciendo algunas cosas equivocadas en nuestras rutinas y en nuestra calidad de vida que repercuten en un mal dormir.

¿Qué es el insomnio?

Es un trastorno caracterizado por la dificultad de conciliar el sueño al inicio;  por varios despertares a lo largo de la noche; por dormir pocas horas u horas de mala calidad.

Entre el 10 y el 30% de la población adulta sufre de insomnio. Es más común en mujeres, ancianos, personas de nivel socioeconómico alto y personas con trastornos psiquiátricos.

¿Cuáles pueden ser las causas del insomnio?

  • Enfermedades somáticas y psíquicas o los tratamientos para solucionarlas
  • Dolor de alguna clase, ocasional o crónico (neuralgias, cefaleas, fibromialgias, apneas, etc.)
  • Consumo de sustancias (café, alcohol, tabaco; drogas )
  • Estrés
  • Depresión
  • Hábitos de vida poco saludables: trabajos nocturnos, sedentarismo, etc
  • Sostener épocas de malestar personal sin hacer nada para mejorar nuestra calidad de vida: si somos concientes de que algo está mal en nuestra vida, no accionar termina alterando el reposo.

Mitos y realidades sobre el dormir:

 contar ovejasovejas Contar ovejas: pasados 20 minutos de intentar conciliar el sueño, es preferible levantarse de la cama y realizar alguna actividad manual o leer algo relajado

Una copa de vino antes de dormirnos: el alcohol induce el sueño, pero al cabo de unas horas produce interrupciones del mismo

El cuerpo se acostumbra a dormir menos: lejos de eso, la cronicidad del insomnio muestra progresivamente alteraciones de todo el sistema humano.

 insomnio3 Cansarse haciendo ejercicio ayuda a dormir mejor: es cierto siempre y cuando tengamos en cuenta el horario en que lo hacemos. El cuerpo tarda 6 horas en “enfriarse” y mientras tanto el metabolismo está en alta, dificultando el reposo. Es recomendable no realizar ejercicio físico intenso cerca de las horas de ir a dormir.

Técnicas de relajación y respiración: efectivamente ayudan a disminuir el estrés y a relajar tensiones. Sirven para desactivar estructuras cerebrales que intervienen en los mecanismos productores de ansiedad y de estados de alerta. Las técnicas de visualización también ayudan a favorecer el reposo.

 insomnio4  Un vaso de leche tibia antes de dormirse: los aminoácidos de la leche producen la secreción de melatonina, la hormona del sueño

Alimentos favorecedores del  buen sueño: así como debemos evitar picantes y estimulantes como el café, el chocolate y las comidas “pesadas”, esperar unas 3 horas antes de acostarnos ayuda a conciliar y mantener el reposo. Ingerir carbohidratos favorece que la digestión  sea más rápida. Avena, cereales en general, banana, miel, leche, papas, pan integral entre otros, son alimentos indicados para un buen descanso.

 

 

 

Lic. Virginia Martínez, psicóloga especialista en pacientes graves.

Co – directora de La Casa, Hostal de Medio Camino, residencia para pacientes con padecimientos psíquicos.
www.hostal-lacasa.com.ar

www.facebook.com/LaCasaHostal
www.youtube.com/LaCasaHostal

Trastornos de Personalidad (Borderline y Parnoia)

Trastornos de Personalidad (Borderline y Parnoia)

Entrevista a la Dra. Patricia Dotta, co-directora de La Casa Hostal de Medio Camino

¿La personalidad es algo con los que se nace o es algo que se forma?
La personalidad es el conjunto de caracteres psicológicos que distingue a cada individuo. La organización de estos caracteres determina la forma de actuar, pensar y sentir de cada persona. Podemos decir que nacemos con una “materia prima” base de esa estructura, que se va moldeando con el devenir de los acontecimientos, determinando nuestra forma de relacionarnos con el mundo, tanto interno o intrapsíquico, como externo, con los demás.

¿Tener un problema de carácter es lo mismo que tener un trastorno de la personalidad?
El carácter es sólo un aspecto de la personalidad. Es aquello que nos distingue de nuestros semejantes, y que está basado en el aprendizaje social: los hábitos y experiencias. El temperamento en cambio, es la base biológica del carácter, y está formado por los aspectos fisiológicos y la carga genética con la que nacemos. Estos elementos son parte de la estructura psicológica que nos hace “ser” de determinada manera.

Trastornos de personalidad ¿Qué tipo de trastornos de personalidad hay?
La estructura de la personalidad se va construyendo desde la gestación, y se va moldeando según nuestra carga genética y la experiencia que vamos enfrentando. Es así que se puede tener un desarrollo normal, y como resultado, una personalidad “normal”, o se pueden presentar obstáculos que no se sorteen satisfactoriamente, que determinen que el resultado no sea normal, y nos encontremos con los llamados “trastornos de personalidad”. Básicamente éstos son “forma de ser” especiales, que pueden presentar alteraciones a nivel de la percepción, el pensamiento, la afectividad y la conducta.

¿Cuándo puede la propia personalidad jugar en contra de uno mismo o en contra de otros?
Según qué tipos de rasgo predominen en ese trastorno, se clasifican en:

  • Trastorno paranoide: la persona percibe un entorno hostil y perjudicial.
  • Trastorno esquizoide: con tendencia al asilamiento y pobre intercambio social
  • Trastorno esquizotípico: similar al anterior, pero con el agregado de ideas extravagantes, a veces, trastornos de la percepción.
  • Trastorno antisocial; aquel que no respeta los límites de los otros o la ley en general.
  • Trastorno límite o borderline: son personalidades con marcada impulsividad, inestabilidad en las relaciones afectivas y deficiente percepción de sí mismas y del entorno.
  • Trastorno histriónico: son aquellas personas que buscan permanentemente ser el centro de atención, con una emotividad inestable y exagerada.
  • Trastorno narcisista: es el tipo de las personalidades con falta de empatía, centro de atención de los demás, y con necesidad constante de admiración por parte de su entorno.
  • Trastorno por dependencia: el que necesita del otro para ser sí mismo.
  • Trastorno por evitación: los que nunca se sienten a la altura de las circunstancias, generando un aislamiento social marcado e inseguridad en todas las áreas, a través de la pobre imagen de sí mismos.
  • Trastorno obsesivo compulsivo: su vida está tomada por una rigurosa preocupación por el orden, la limpieza y la necesidad de determinadas conductas con el fin de evitar circunstancias penosas para sí o sus seres queridos.

¿Qué es ser borderline?
Cuando estas “formas de ser” están muy instaladas en las personas, y les resulta difícil o imposible moderar sus dificultades, la consecuencia es una forma de relación inestable y hasta tortuosa con el mundo en general, generando malestares significativos y siendo frecuente origen de consulta con los especialistas. La mayoría puede llegar a identificar que algo no está bien, y buscar soluciones para estas dificultades.

En qué medida afecta a la vida de uno. ¿Se puede convivir con esto?
La personalidad borderline es quizá la más estudiada dentro de estos trastornos. No siempre son fáciles de identificar y diagnosticar;  son personas que viven presas de sus emociones extremas, tendiendo a las relaciones interpersonales abusivas, con cambios de humor vertiginosos frecuentes, sin causa que los justifiquen. La ansiedad y la angustia están presentes permanentemente, y suelen recurrir al consumo de sustancias para controlar estos síntomas. Tienden a las llamadas “actuaciones”, que son  conductas especialmente dedicadas, la mayoría de las veces, y que pueden poner en riesgo a sí mismo o a otros, como por ejemplo, cualquier tipo de gesto suicida. Frecuentemente se dice que es una estructura de personalidad que cabalga entre la neurosis y la psicosis, ya que pueden llegar a presentar trastornos de la percepción e ideación delirante.

¿Qué se puede trabajar sobre esto para tener una mejor calidad de vida? Tratamientos
En los casos más graves, este tipo de personalidad puede afectar seriamente la calidad de vida de las personas. Al sentirse tan inseguras y víctimas de su emocionalidad incontrolable, sus vínculos se tornan masivos, ya que la idea de “vacío interior” es uno de sus rasgos distintivos, y necesitan “llenarse” con otro o del otro. Por supuesto, esto dificulta sus relaciones interpersonales, volviéndolas inestables a la vez que expulsivos, lo que alimenta su sensación de inseguridad, ansiedad y angustia, y predisponiéndolos a perpetuar su percepción e ideación inadecuadas.

¿Qué consejos le daría a un familiar que convive con una persona borderline?
Estos pacientes habitualmente requieren de psicoterapias prolongadas que los ayuden a entenderse y a reconocer sus debilidades, aprendiendo a relacionarse consigo mismo y con los demás de una manera más saludable. Estamos hablando de moderar y moldear una forma de ser con la que la persona convive, y de la que no es fácil sustraerse. Es la forma con la que aprendió “a ser”, y se trata de que pueda, en el mejor de los casos, aprender “a ser” de otra manera. Generalmente requieren equipos multidisciplinarios, quienes abordarán la problemática desde el punto de vista individual, vincular, familiar y farmacológico.

No es fácil convivir con estas personalidades, sobre todo cuando no está identificado el trastorno. Lo más adecuado, es acompañar a estos pacientes en su largo proceso de re-estructuración, y participando activamente de los tratamientos que proponga el profesional que consulten, sabiendo que es un camino largo, pero que puede terminar exitosamente, una vez reconocidas y tratadas las alteraciones mencionadas.

Trastorno bipolar

TRASTORNO BIPOLAR

¿A qué llamamos Trastorno Bipolar? Clasificaciones
El TBP es una enfermedad mental, de las agrupadas bajo la denominación de Trastornos del estado de ánimo, que se caracteriza por presentar un extremo clínico depresivo, en contraposición a otro, denominado maníaco o eufórico.
Tiene un sustrato biológico reconocido, aunque no del todo identificado; compartiendo las características mencionadas antes, existen varios subtipos de TBP, según los episodios de exaltación sean maníacos o hipomaníacos:
• TBP tipo I: episodios depresivos y maníacos
• TBP tipo II: episodios depresivos e hipomaníacos
• Episodios afectivos mixtos (con síntomas depresivos y maníacos al mismo tiempo)
• Pacientes cicladores rápidos, con al menos 4 recurrencias al año.
• Ciclotimia (no tienen la gravedad de los TBP veros)

¿Es una enfermedad frecuente?
Es una enfermedad frecuente con una tasa de incidencia de alrededor del 6% de la población; no distingue género, y suele manifestarse en la edad adulta, aunque puede haber indicios en edades más jóvenes.

¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas dependerán del episodio que presente el paciente en un momento determinado. En la fase depresiva, estos pacientes suelen presentarse angustiados, con ideas de culpa, de ruina y autorreproches, hasta con ideas suicidas en los casos más graves; inhibidos para la realización de tareas cotidianas; suelen acompañarse de trastornos del apetito, ya sea aumento o disminución del mismo, y del sueño. Pueden hasta estar indiferentes al entorno que los rodea, ya que su padecer los hace ensimismarse y perder entusiasmo por las actividades que antes los convocaban.
En los episodios maníacos o hipomaníacos, en contraste, los pacientes suelen sentirse llenos de una energía desbordante; generalmente cursan con insomnio y son capaces de desempeñar tareas a un ritmo difícil de seguir para sus allegados; en los casos más graves, se acompañan de ideación delirante, especialmente de tipo megalómano y paranoide, y hasta de trastornos alucinatorios. Suelen cometer excesos, de los cuales posteriormente se arrepienten, como gastar excesivamente, o tener conductas sociales inapropiadas.

¿Cuáles son sus causas?
Las causas de esta enfermedad aún no están del todo identificadas; lo cierto es que se ha comprobado que existe una fuerte incidencia familiar en su manifestación, y es evidente que tiene un sustrato biológico, pero aún hay mucho que investigar al respecto.

¿Tiene cura? Tratamientos
Es una patología que no tiene una cura definitiva, pero que bien tratada permite a los pacientes tener una excelente calidad de vida, ya que a diferencia de otros, este trastorno no genera un deterioro evidente tras las primeras descompensaciones.
El tratamiento farmacológico está fundamentado en el empleo de drogas llamadas antirrecurrenciales, que resultan especialmente eficaces en la prevención y tratamiento de las oscilaciones del humor; según la fase que pueda estar cursando el paciente, pueden acompañarse de antidepresivos, en el polo depresivo, y antipsicóticos, durante la fase maníaca. Resulta evidente que en la medida en que se sostenga un tratamiento adecuado para cada caso, los riesgos de recurrencia disminuyen, por lo que se evitan los costos emocionales y económicos que las descompensaciones de estos cuadros conllevan.
La psicoterapia cognitivo-conductual es un excelente y casi indispensable elemento para los tratamientos eficaces.
Los grupos de apoyo para pacientes y familiares, donde se aprende a reconocer la sintomatología y a prevenir las descompensaciones graves son el tercer elemento fundamental a tener en cuenta a la hora de indicar un tratamiento específico.

Consejos para familiares (que hacer – que no hacer)
Estos pacientes presentan la particularidad de ser especialmente seductores y agradables al comienzo de la fase de euforia, por lo que es frecuente que al principio no se identifique esta etapa como patológica. Lo difícil, es que en algunos casos pueden llegar a desencadenarse verdaderos episodios de riesgo, para ellos o terceros, que llegan a requerir su internación. La fase depresiva también puede llegar a requerirla, especialmente ante la presencia de ideas de suicidio; por lo tanto, los familiares y allegados de estos pacientes deben entrenarse para la detección de cambios sutiles en los estados de ánimo, a fin de alertar al profesional al que se consulte, y acompañar al paciente en la toma de conciencia de enfermedad necesaria para encarar un tratamiento, que, como mencionamos antes, permite una excelente calidad de vida. El diagnóstico puede ser dificultoso, ya que los episodios hipomaníacos suelen vivirse como “períodos de normalidad”, cuando se están recuperando de la depresión, y suelen desestimarse, postergando la consulta. Una buena evaluación clínica, la detección de antecedentes familiares, y el logro de una adecuada adherencia terapéutica, favorecen un diagnóstico acertado y la posibilidad de un tratamiento eficaz a largo plazo.

Fuente: Dra. Patricia Dotta – Lic. Virginia Martínez, equipo de La Casa Hostal de Medio Camino.
Ver video haciendo click aquí

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

El Trastorno obsesivo-compulsivo es uno de los trastornos incluidos en la clasificación mayor de los Trastornos de Ansiedad.
Se caracteriza por obsesiones que son pensamientos e ideas intrusivos y recurrentes que persisten sin que la persona las pueda dominar voluntariamente y le producen inquietud, temor y preocupación constantes.
Las obsesiones crean angustia y afectan, en mayor o menor medida, el funcionamiento normal del sujeto en su vida cotidiana.

También el TOC se caracteriza por la presencia de compulsiones que son actos, conductas o gestos que la persona implementa con el fin de disminuir la ansiedad derivada de los pensamientos obsesivos.

 

¿Cuáles pueden ser los síntomas que presente una persona con TOC ? Los más comunes.

• Lavadores y limpiadores: se obsesionan por lo referido al contagio y la contaminación, por lo cual pueden tener interminables rituales en torno a la limpieza y la desinfección de objetos y del propio cuerpo.

• Verificadores: comprueban una y otra vez el estado de un elemento para evitar –por ejemplo- una catástrofe: luces, llaves de gas, etc.

• Verificadores somáticos e Hipocondríacos: temerosos de desarollar una enfermedad, corroboran todo el tiempo si tienen o no algún síntoma temido.

• Acumuladores: por el temor a perder cosas o la idea de tener para más adelante, estas personas llegan a invadirse de objetos inútiles.

• Ordenadores: si las cosas que los rodean no están en un orden determinado, pueden llenarse de angustia o someter al entorno a exigencias extremas por estos temas de orden.

• Ritualizadores mentales: recurren a la reiteración de pensamientos para bajar el nivel de ansiedad.

• Numerales: buscan sentido en los números y realizan operaciones hasta armar un número que coincida con alguno significativo para ellos.

• Atormentador y obsesivos puros: padecen de la reiteración de pensamientos negativos.

• Perfeccionistas: todo debe ser hecho en base a estándares muy altos de rendimiento.

• Supersticiosos: como llegan a creer en algunas cosas que los atormentan y persiguen, pasan muchas horas tratando de contrarrestar los efectos de la creencia y realizan rituales compulsivos en el intento de disminuir la fuerza de esas ideas.

• Preguntadores compulsivos y Dubitativos e indecisos : reiteran temas y preguntas en el intento frustro de bajar su nivel de ansiedad; nunca llevan a cabo algo ya que este proceso ataca la acción (procastinadores).

 

¿Cuáles son las Obsesiones más frecuentes?

• De Contaminación: temor a que algo envenene o contagie, por las secreciones corporales, los gérmenes o la polución
• por la Salud y apariencia física: dietas, ejercicio, por la propia imagen, por la vejez, etc
• obsesiones relacionadas con la sexualidad: ideas persistentes sobre realizar prácticas prohibidas, por la duda sobre suorientación sexual, por temos a ejercer la pedofilia
• de contenido agresivo: temen ser capaces de agresiones y actos peligrosos , a matar a alguien
• de contenido Filosófico-religioso: necesitan confesar pecados inexistentes, que puedan ser castigados por ideas, pensamientos antirreligiosos, obsesiones con el tema del más allá, dios, etc
• con la inteligencia y facultades mentales: dudan siempre de su capacidad y se someten a pruebas de inteligencia.
• Adictos al trabajo (workaholic). Ludópatas : no pueden alejarse de estas actividades sin experimentar un monto alto de ansiedad o preocupación y se transforman en adictos a ellas.

 

¿Cuáles son algunas de las causa del TOC?

• No tolerancia a la incertidumbre
• Sobrestimación de la amenaza
• Perfeccionismo y responsabilidad excesiva
• Creencia excesiva en la importancia de los pensamientos y el control de los propios pensamientos.
• Rigidez de las ideas

A nivel orgánico, se sabe que las personas que padecen alguna de las expresiones del TOC presentan anormalidades en el lóbulo frontal y en los ganglios basales , donde se encuentran principalmente las neuronas que responden a la serotonina. La serotonina es un neurotransmisor, es un “mensajero del cerebro” que se cree que ayuda a regular la disposición de ánimo, la agresión y la impulsividad. La Serotonina es la encargada de mandar la información de una neurona a otra, proceso que parece estar enlentecido en las personas con TOC.

 

¿Cuándo se debe consultar a un profesional ?

En general el TOC es un padecimiento que va aumentando sus síntomas al estilo de una contaminación progresiva.
Tanto quien lo padece como el entorno son concientes de las limitaciones y la inhibición que este problema acarrea, razón por la cual casi siempre la consulta llega pronto al médico clínico si no al psiquiatra. Como la persona es incapaz de sostener una vida normal sin que los pensamientos obsesivos y rituales compulsivos lo invadan, aumentan el grado de angustia y ansiedad y esto los lleva a consultar.
Acá la tarea de la familia es apoyar la consulta y participar del tratamiento ya que derivará en la mejor calidad de vida tanto del paciente como de su entorno.
Tratamientos

En la actualidad las terapias cognitivo-conductuales asociadas a la administración de psicofármacos que actúen sobre los neurotransmisores de serotonina y también el uso de ansiolíticos, constituyen las terapias más eficaces para el abordaje de este trastorno.

jornadas2015

Defensa legal para las personas con discapacidad

Una pregunta frecuente que nos llega es qué hacer cuando la obra social no cubre los servicios y/o tratamientos necesarios para una persona con alguna discapacidad. Un recurso sencillo para cualquier persona no letrada en el tema es el conocido “recurso de amparo”. Aquí compartimos la información que brinda el Consejo para personas con discapacidad (COPRODIS). Ante cualquier consulta que pueda generar esta información, le sugerimos comunicarse con el servicio de atención de este organismo o bien el dependiente de su localidad. También existen organizaciones sociales que ayudan, como ser RALS, CILSA y asociaciones de familiares.

¿COMO DEFIENDE SUS DERECHOS UNA PERSONA CON DISCAPACIDAD CUANDO LAS OBRAS SOCIALES, LAS PREPAGAS O EL ESTADO LOS VULNERA?
Presentando un recurso de amparo.

¿QUIEN PUEDE INTERPONERLO?
Todo aquel a quien se le afecte o niegue el ejercicio de un derecho. El recurso de amparo siempre lo presenta un abogado, por medio de un escrito.

¿DONDE SE PRESENTA ?
Se tramita en sede judicial (tribunales). El fuero más común es el Civil y Comercial Federal.

¿CUANTO TARDA?
Aunque un juicio común siempre demora más de dos años, el recurso de amparo en cambio es inmediato. Generalmente lo que se pide se obtiene en forma provisoria entre los 10 a 20 días de iniciado (medida cautelar). Puede que luego el demandado se allane a la medida (la acepte como definitiva) sino, prosigue el juicio y entre los 3 a 6 meses el amparo se termina y el ejercicio del derecho queda firme, con costas a cargo del demandado.
Los plazos no son siempre iguales. Hay veces en que el juez ordena una audiencia para llegar a un acuerdo o pide un informe a algún organismo. Hay juzgados más rápidos que otros, por eso si bien los recursos de amparo por lo general tardan 3 meses, pueden llegar a tardar hasta 6 , pero mas allá de lo que demoren, lo importante es que mientras se desarrolla el juicio, el derecho está cubierto (ver Día 19).

¿CUALES SON LOS PASOS ?
Día 1. Se envía una carta documento.
Día 9. Si hay alguna respuesta se tiene una reunión para llegar a un acuerdo.
Día 12. De lo contrario, se presenta en tribunales una acción de amparo.
Día 19. El juez ordena que la Obra Social, Prepaga o el Estado empiece a cubrir lo que se pide hasta que termine el juicio.
Día 21. Se le notifica al demandado que tiene que brindar lo solicitado.
Día 40. El demandado presenta un informe y da su postura.
Día 75. El juez dicta sentencia ordenando que se cubra para siempre lo que se haya pedido en la demanda.

¿CUANDO ES MÁS USADO?
El pedido más común es para exigir una cobertura a una Obra Social, una Prepaga o al Estado del 100% de los gastos de salud, educación, tratamiento, internación, traslados, etc.
Sin embargo cualquier derecho violado que necesite una reparación urgente puede pedirse mediante un recurso de amparo.
Lamentablemente es muy poco utilizado, ya que en líneas generales la familia se somete a las arbitrariedades por temor a supuestas represalias.
Es muy común que piensen que la Obra Social le va a quitar lo poco que le daba hasta el momento, lo que, seguramente, fue conseguido después de mucho sacrificio, luchando y reclamando.
PERO ESTO NO ES ASI.
Por el contrario, cuando hay un juez de por medio, no tienen más remedio que comportarse correctamente y cumplir con la ley.

Musicoterapia para la mente

Beneficios de la Musicoterapia en la Salud Mental

Por: Mgter. Lic. Marcela Lichtensztejn
Fundadora Coordinadora de APEM: Vanguardia en Artes Aplicadas, Ciencia y Salud
www.apemargentina.com

La música ha sido utilizada en la salud desde tiempos ancestrales. Actualmente su utilización como terapia en el área médica y de la salud mental es reconocida a tal punto que está siendo incluida en tratamientos para el dolor, en rehabilitación neurológica en presencia de lesión cerebral, enfermedades neurodegenerativas, trastornos del neurodesarrollo y afecciones neuropsiquiátricas.

Durante un cuadro de depresión, ansiedad o estrés postraumático pueden aparecer signos de tristeza, falta de iniciativa, dificultades para tomar decisiones, pérdida de interés, dificultad en sentir gratificación y placer, dificultades para focalizar y concentrarse, sentimientos de culpa, afectación de la autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio o fatiga y hasta desórdenes en funciones digestivas y del sistema inmunológico. Dentro de los tratamientos no-farmacológicos para personas que transitan alguna de estas condiciones, contamos con la Musicoterapia que puede tener un efecto altamente beneficioso mejorando aspectos cognitivos, emocionales, sociales, y físicos que puedan estar afectados.

Las intervenciones clínicas están fundamentadas por décadas de investigaciones que confirman que la musicoterapia puede:

  • Reducir ansiedad
  • Reducir depresión
  • Aliviar dolor
  • Modular estados emocionales
  • Regular frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria y presión arterial
  • Mejorar autoestima
  • Mejorar relaciones interpersonales
  • Mejorar la calidad de vida

Es un abordaje integrativo, no invasivo, que provee una oportunidad única para trabajar aspectos emocionales latentes que pueden resultar de difícil acceso con otro tipo de materiales y funciona como un aliado del tratamiento de psicoterapia verbal.

Contribuye a mejorar aspectos asociados como la focalización, el registro y manejo de las emociones, la comunicación intra e interpersonal, a regular la irritabilidad y a mejorar la habilidad de afrontamiento de situaciones.

Mediadores bioquímicos como la dopamina y las endorfinas tienen un rol en el procesamiento emocional de la música, promoviendo regulación del estado de ánimo. Hoy sabemos que independientemente del mensaje emocional que expresa la música, sea por ejemplo alegría o tristeza, se asocia a una mayor concentración de inmunoglobulina A. Esto significa que la modulación del estado de ánimo por efecto de la música, a su vez tiene efectos beneficiosos en el sistema inmune más allá de cuál sea el estado de ánimo que se esté expresando. Estudios recientes revelan que la musicoterapia puede ser efectiva para tratar la depresión en niños y jóvenes que lidian con dificultades emocionales, conductuales y del desarrollo. Mejoran la autoestima, las habilidades comunicativas e interactivas, y reduce los síntomas depresivos. Incluso, estos estudios reportan efecto a largo plazo de las intervenciones de musicoterapia.

No caben dudas del efecto que la música tiene sobre nuestro estado de ánimo o bien que puede modular nuestras emociones en la vida cotidiana, como así también puede promover salud física, psicológica y bienestar general.

Existe una musicalidad innata en cada ser humano que puede ser activada al servicio de la salud y la calidad de vida, del crecimiento y desarrollo de capacidades latentes. Esta musicalidad innata es un aspecto saludable en la vida de todo ser humano y puede ser puesta en acción para alcanzar bienestar. Las personas con depresión, ansiedad o estrés postraumático que buscan apoyo en la Musicoterapia no necesitan disponer de habilidades especiales para tocar ni tampoco  experiencia musical previa. El paso a dar es aceptar el desafío de ponerse en contacto con este aspecto saludable que parece intangible, la propia musicalidad innata, y a partir de allí tener la posibilidad de mejorar la resiliencia y encontrar la propia voz.

Luego de las inundaciones, el estrés...

Inundaciones y Estrés Postraumático

Estrés Postraumático luego de las inundaciones: guía para la detección de síntomas y consejos prácticos para amigos y familiares.

Autora: Lic. Virginia Martínez, psicóloga especialista en pacientes graves y co-directora de La Casa Hostal de Medio Camino.

La situación que vive Santa Fe y gran parte de la Buenos Aires a causa de las inundaciones por las intensas lluvias, constituye un motivo importante para reflexionar sobre las consecuencias que estos desastres climáticos provocan en las personas que los viven.

La definición más sencilla de trauma en psicología, habla de la  irrupción en el aparato psíquico, de un contenido y una cantidad de estímulo que el psiquismo no llega a poder elaborar.

La persona queda súbitamente y directamente expuesta a un suceso que constituye una amenaza –real o potencial- de su integridad física o de su equilibrio vital en ese momento.

Puede tratarse de un accidente, un acto terrorista o una inundación, una situación extraña y extrema y sobre todo inesperada.

En varios sentidos, estos sucesos evolucionan de forma similar y necesitan ser atendidos por el sujeto y  su entorno de manera tal que pueda lograrse “el drenaje” de ese contenido disruptivo, y la posibilidad de hacer frente a los efectos que el trauma haya dejado en el aparato psíquico.

¿Qué hace que un suceso sea traumático?

  • Un cambio brusco en nuestra realidad; no tener el tiempo de advertencia que nos permita prepararnos.
  • No entender claramente qué estuvo sucediendo.
  • El temor a que vuelva a repetirse; el temor a la reiteración del trauma.
  • Pensar que podemos no estar preparados para evitar que vuelva a ocurrir.
  • La percepción del daño ocurrido a nosotros o a semejantes cercanos (muerte, lastimaduras, pérdidas, dolor).
  • El sentimiento de que se hubiera podido evitar lo ocurrido.
  • No poder compartir o contar con la comprensión por parte de otros acerca de lo sucedido (pares, autoridades, miembros representativos de la comunidad, etc).

¿Cuáles son los sentimientos esperables en el momento cercano al suceso traumático?

  • Sorpresa y sentimiento de estar abrumado
  • Rabia y enojo
  • Sensación de desprotección y dolor psíquico frente a las pérdidas
  • Tristeza

¿Cuáles son los sentimientos esperables a posteriori del suceso traumático?

  • Depresión y ansiedad.
  • Desorientación, desconcentración y perplejidad.
  • Dificultades en el reposo y otras funciones vitales (digestivas, cognitivas, del sistema inmunológico, etc).
  • Es esperable que estos síntomas vayan reduciéndose al pasar entre 4 y 6 semanas. De no suceder, estamos en presencia de un Trastorno por Stress Post-traumático. Por ello es recomendable que toda persona que haya vivido un suceso traumático reciba la contención familiar y atención profesional necesaria.

¿Qué puedo hacer con alguien que experimentó una situación traumática?

  • Hablar sobre lo ocurrido, pero sobre todo dar la posibilidad de escuchar a quien lo transitó;  hacer relato es elaborador en sí mismo.
  • Compartir con otros lo vivido y los intentos de solución, especialmente con familiares si los vínculos están sanamente conservados.
  • Intentar recomponer las consecuencias de lo ocurrido: poder tener gestos restitutivos ayuda a aliviar el dolor por las pérdidas producidas.
  • Participar concretamente en la recomposición de lo que nos sucedió a nosotros y a otros (primeros auxilios, conductas solidarias, etc)
  • Lograr un eco social de lo acontecido para lograr que la comunidad a la que se pertenece muestre una participación empática y activa.
  • Intentar retomar las rutinas habituales lo antes posible
  • Sugerir y buscar ayuda en profesionales especializados si los síntomas no ceden con el paso de las semanas.

Fuente: http://hostal-lacasa.com.ar/