logo-clarin

El impacto de la crisis en el estado de ánimo

Según cómo se mire

En España, aumentó la consulta terapéutica y en la Argentina, es muy alto el consumo mensual de psicofármacos. Una actitud positiva, la mejor manera de transitar tiempos difíciles

Por Lic. Virginia Martínez | CLARIN 

Así como puede parecer que los argentinos estamos acostumbrados a vivir en climas de economías difíciles, independientemente del gobierno de turno, desde hace un par de años también los europeos afrontan una crisis económica que ya deja ver sus efectos en el estado de ánimo de sus habitantes.

Cuando hablamos de crisis económicas a lo largo de la historia, vemos que tanto los diarios como las radios y emisoras de televisión, suelen ser portavoces de los detalles de cada crisis económica y de la ola de comentarios y opiniones que se generan  por ellas. Todos “hablamos” sobre economía.

La mente y las conversaciones se saturan de temas de economía y sus pronósticos alarmantes: la inflación, el dólar, la desocupación, entre otros.

Y, sin duda, esta situación causa efecto en la situación anímica, algunos más  reconocibles que otros. Entre otros, los siguientes:

•    Ansiedad

•     Insomnio

•    Sensación de desamparo

•    Estrés

•    Irritabilidad

•    Somatizaciones

•    Depresión

•    Problemas conyugales

Un estudio realizado en el Hospital La Paz de Madrid señala que, entre 2007 y 2009, aumentó un 50% el número de consultas psiquiátricas.
Hay una nueva población consultante compuesta tanto por empleados como por empleadores,  ya que estos últimos se saben responsables de quienes trabajan con ellos y saben que con sus decisiones afectarán a muchas familias.

En Argentina, uno de los hechos que  muestra el efecto de las preocupaciones por la economía, entre otros, es el uso de psicofármacos: se venden 1.200.000 unidades de tranquilizantes por mes y unos 450.000 antidepresivos.

El segmento de estos últimos viene creciendo en los últimos años. A partir de 2004, la cantidad de píldoras vendidas creció un 14%, según cifras de la Confederación Farmacéutica Argentina.

Desde el estallido de 2001 (y. sobre todo, en 2003 y 2004), las ventas de psicofármacos se multiplicaron.

La incertidumbre, el miedo y la inseguridad son efectos que se toleran poco. Y son responsables de la aparición de síntomas como los ya mencionados si se sostienen a lo largo del tiempo.

Nada más difícil de contrarrestar que una dosis sostenida de pensamientos catastróficos y negativos sobre el presente y el futuro.

La toxicidad de estos estados va minando incluso el sistema inmunológico, y pueden aparecer síntomas físicos y enfermedades  si no se cuenta con recursos que ayuden a sostenerse en equilibrio durante tiempos complejos.

Qué hacer

Cuando estamos bajo los efectos de situaciones que no dependen estrictamente de nosotros, solemos sentirnos más presionados y desolados.

Como si otro nos manipulara en nuestros sentimientos, generando ansiedad, dejándonos inermes y sin salidas o soluciones.

Pero hay algunas maneras positivas de reaccionar durante épocas de crisis, como las siguientes.

•    Intentando ser plenamente conscientes de la situación que estamos atravesando, sin alarmarnos por demás ni dramatizar: saber qué sucede exactamente para poder intervenir.

•    Tener una actitud positiva: pensar que podemos hacer algo aun cuando en este momento sólo puedo esperar. Este tipo de pensamientos predispone a accionar más equilibradamente.

•    Elaborar un plan para enfrentar la situación: poder intervenir en la circunstancia hace que el temor disminuya y que uno pueda sentirse partícipe del cambio.

•    No estar buscando culpables y despotricar contra otros porque eso nos vuelve al problema de manera poco eficaz en lugar de darnos una mayor sensación de control sobre la circunstancia.

•    Buscar estímulos positivos: conectarnos con las cosas y personas que nos hacen bien.

•    Compartir con otros: saber que compartimos una circunstancia nos ayuda a sobrellevarla.

•    Hacer actividades que nos den satisfacción para paliar los dolores del tiempo de crisis.

•    Comprender que el estrés y la ansiedad son normales cuando estamos sobrellevando una crisis. Son afectos esperables que tienen su utilidad neuronal ya que -durante la situación- evitan males mayores, como daños físicos.

•    Actuar con la mayor tranquilidad y no tomar decisiones apresuradas: durante una crisis, asumir decisiones drásticas o de grandes consecuencias, sólo puede conducir a mayores dificultades. Analizar los factores previamente a la decisión es una buena práctica.

•    No caer en la desesperación ni pensar que hay soluciones mágicas.

Cuando estamos transitando épocas sostenidas de crisis, debemos ir ganando en seguridad, ya que necesitaremos estar bajo estrés por algún tiempo para poder prepararnos.

Si bien no es el mejor contexto, el organismo humano y la mente están preparados para transitar situaciones difíciles durante un lapso. Si ayudamos tratando de concebir las cosas sin dramatizar y teniendo como objetivo ganar control sobre la situación, podremos llegar más enteros al final del camino.

Así como la mente reacciona con angustia y ansiedad frente a los datos negativos de  la realidad externa y de la interna (los propios pensamientos), también responde saludablemente a los estímulos positivos: por eso es importante redefinir permanentemente estas situaciones difíciles de manera positiva, pensando las crisis como oportunidades.

La licenciada Virginia Martínez es psicóloga especialista en pacientes graves, co-directora de La Casa, Hostal de Medio Camino

Ver nota

Estamos-mal-porque-dormimos-poco-o-viceversa-260x185

El insomnio en su laberinto

Cambio de hábitos

¿Estamos mal porque dormimos poco o viceversa? Recursos para combatir este mal de nuestro tiempo.

Estamos-mal-porque-dormimos-poco-o-viceversa-260x185

Por Lic. Virginia Martínez | CLARIN 

Todos sabemos lo difícil que es el día siguiente a una noche de insomnio: cansancio, desconcentración, falta de voluntad, irritabilidad y malhumor son algunos de los síntomas que se padecen. Hay personas que casi nunca duermen una noche entera y de corrido, o un número de horas y de calidad suficientes para el descanso completo.

Solemos decir que estamos mal por no haber pasado una buena noche, pero debemos preguntarnos si estamos haciendo algunas cosas equivocadas en nuestras rutinas que repercuten en un mal dormir.

El sueño es un estado fisiológico (normal) que se alterna con la vigilia (estar despierto) y que cumple una función saludable tanto para el organismo como para el aparato psíquico.

Lejos de ser un fenómeno pasivo, se sabe que durante el sueño se alternan diferentes ciclos compuestos a su vez de fases: el sueño no-REM (movimientos rápidos de ojos, en inglés) que es la mayor profundidad; y el REM, más cercano al despertar y caracterizado por la posibilidad de presentar episodios de vigilia.

La edad de la persona hace a las diferencias en el dormir: cuanto más niño, mayor necesidad de horas de sueño ya que el cuerpo y la psiquis se recuperan del desgaste y se desarrollan durante las horas de reposo. A mayor edad, menor es la necesidad de las horas de sueño.

Qué es el insomnio

Es un trastorno caracterizado por la dificultad de conciliar el sueño al inicio; por varios despertares a lo largo de la noche; por dormir pocas horas u horas de mala calidad.

Entre el 10 y el 30% de la población adulta sufre de insomnio. Es más común en mujeres, ancianos, personas de nivel socioeconómico alto y personas con trastornos psiquiátricos.

Causas del insomnio

– Enfermedades somáticas y psíquicas o los tratamientos para solucionarlas.
– Dolor de alguna clase, ocasional o crónico (neuralgias, cefaleas, fibromialgias, apneas, etc.).
– Consumo de sustancias (café, alcohol, tabaco, drogas).
– Estrés.
– Depresión.
– Hábitos de vida poco saludables: trabajos nocturnos, sedentarismo, etc.
– Sostener épocas de malestar personal sin hacer nada para mejorar nuestra calidad de vida: si somos concientes de que algo está mal en nuestra vida, no accionar termina alterando el reposo.

Mitos y realidades

– Contar ovejas: pasados 20 minutos de intentar conciliar el sueño, es preferible levantarse de la cama y realizar alguna actividad manual o leer algo relajado.
– Una copa de vino antes de dormirnos: el alcohol induce el sueño, pero al cabo de unas horas produce interrupciones del mismo.
– El cuerpo se acostumbra a dormir menos: lejos de eso, la cronicidad del insomnio muestra progresivamente alteraciones de todo el sistema humano.
– Un vaso de leche tibia antes de dormirse. Es cierto: los aminoácidos de la leche producen la secreción de melatonina, la hormona del sueño.
– Cansarse haciendo ejercicio ayuda a dormir mejor: es cierto siempre y cuando tenegamos en cuenta el horario en que lo hacemos. El cuerpo tarda 6 horas en “enfriarse” y mientras tanto el metabolismo está en alta, dificultando el reposo. Es recomendable no realizar ejercicio físico intenso cerca de las horas de ir a dormir.
– Técnicas de relajación y respiración: efectivamente ayudan a disminuir el estrés y a relajar tensiones. Sirven para desactivar estructuras cerebrales que intervienen en los mecanismos productores de ansiedad y de estados de alerta. Las técnicas de visualización también ayudan a favorecer el reposo.
– Evitar picantes y estimulantes como el café, el chocolate y las comidas “pesadas”. Esperar unas 3 horas antes de acostarnos ayuda a conciliar y mantener el reposo. Ingerir carbohidratos favorece que la digestión sea más rápida. Avena, cereales en general, banana, miel, leche, papas, pan integral entre otros, son alimentos indicados para un buen descanso.

Remedios para insomnes

– Modifique sus rutinas y si persiste la dificultad, consulte a un especialista. Actualmente hay muchos métodos diagnósticos de los trastornos del sueño que ayudan a establecer su origen y encarar su solución. Es importante saber que no se debe consumir medicación que no esté prescripta por un profesional.
– Realice ejercicio físico con regularidad, preferentemente por la mañana.
– Mantenga una alimentación sana y balanceada.
– Reduzca la ingesta de alcohol, café y  tabaco; especialmente cerca del horario de acostarse a dormir.
– Evite leer, ver la televisión, escuchar la radio u otras actividades que no son propias de la cama y que pueden estar estimulándolo o impidiendo un descanso suficiente.
– Intente solucionar los problemas que lo preocupen excesivamente y que alteran la calidad tanto de su vida diaria como de su descanso.

Recordemos las palabras de Woody Allen: “hay que trabajar ocho horas y dormir ocho horas, pero que no sean las mismas”.

* La Lic. Virginia Martínez es psicóloga especialista en pacientes graves y co–directora de La Casa, Hostal de Medio Camino, residencia para pacientes con padecimientos psíquicos.

Ver nota

acumuladores-300x194

El 6% de la población mundial padece el hábito de acumular objetos

Acumuladores compulsivos

El 6% de la población mundial padece el hábito patológico de acumular objetos, generalmente inútiles, sin reconocerlo. Señales de alerta y tratamiento.

acumuladores-300x194

Por Lic. Virginia Martínez | CLARIN 

Algunas personas tienen el hábito de acumular cosas de distinto tipo: papeles, objetos, diarios, viejos cuadernos, etc. Si bien muchos de nosotros podemos tener esta conducta, el exceso es lo que los diferencia.

Los acumuladores compulsivos tienen una forma de vinculación extrema con los objetos y por esto temen perderlos. A este sub-trastorno ligado al temor a la pérdida se lo llama disposofobia. Se caracteriza por el total abandono personal y social y por el aislamiento voluntario en el propio hogar, acompañados, en la mayoría de los casos, por la acumulación en él de grandes cantidades de dinero, objetos o desperdicios domésticos.

Siempre se ha considerado este trastorno dentro del espectro de los trastornos obsesivo-compulsivos. Pero una revisión de rasgos de este padecimiento comienza a ubicarlos en una categoría independiente de ellos, aun cuando comparten algunas características, como son la necesidad de control y la respuesta a la incertidumbre.

Como cada objeto acumulado es único e irremplazable, no pueden categorizarlos ni pensar en despojarse de ellos, más allá de la inutilidad que puedan tener. La convicción de que pueden necesitarlo alguna vez (aunque lo tengan sin uso desde hace años) y la sola idea de no tenerlo les genera angustia. Consideran esas pertenencias como parte de ellos mismos y, por eso, si alguien los toca o pretende quitárselos, se pueden poner violentos. Suelen ser sujetos francamente antisociales y no dejan entrar a nadie a sus casas porque temen que les roben o siquiera toquen sus pertenencias.

Existen dos elementos que originan la disposofobia, vinculados a los trastornos de ansiedad, especialmente a las obsesiones y compulsiones: el miedo y la inseguridad.

Este padecimiento es llamado también Síndrome de Diógenes, por la figura de Diógenes de Sinope, filósofo griego. Este nombre le fue dado en 1975, cuando se llevó a cabo el primer estudio científico al respecto. Sin embargo, la denominación conlleva un grado de error, ya que, en realidad, este filósofo adoptó y promulgó los ideales de privación e independencia de las necesidades materiales.

A quiénes afecta

El síndrome de acumulación compulsiva afecta a gente de cualquier sexo o edad y no distingue entre clases socio-económicas. No obstante, la mayor incidencia se da en adultos mayores, de alrededor de los 60 años, especialmente en personas que viven solas, aisladas y en el “destierro”.

También tiene una franja de comienzo entre los 20 y 30 años, y puede sostenerse toda la vida, empeorando progresivamente.

El dato curioso es que el 6% de la población mundial padece este trastorno y muy pocos lo reconocen como tal.

Síntomas del problema

1. Tienen temor de necesitar más adelante los objetos que acumulan.

2. Tienen un apego emocional a las cosas, como si fueran seres vivos: les da miedo regalarlas pues las sienten como sus mayores tesoros.

3. Son incapaces de tomar decisiones sobre lo que les sirve y lo que no.

4. Son antisociales: no quieren visitas.

5. Tiene problemas para organizarse.

6. Tienen hogares-museos y una vida caótica.

7. Presentan ciertas conductas irracionales.

8. Generalmente, buscan el perfeccionismo extremo.

9. Llegan a la violencia y/o angustia.

Tratamiento

Estudios neurológicos muestran que este padecimiento está relacionado con el neurotransmisor de la serotonina; tienen comprometidos los ganglios de la base del cerebro, que presentan una diferencia en el funcionamiento de la corteza frontal. Esto permite indicar el uso de antidepresivos, como en algunos trastornos obsesivo-compulsivos y anorexias nerviosas.
El abordaje es complejo, ya que son personas difíciles de diagnosticar y tratar dado que no reconocen su trastorno. Si embargo, la buena noticia es que además de la medicación, existen diferentes abordajes terapéuticos para lograr que la persona pueda “salir” de ese enclaustramiento para vivir una vida más social y con menos apego a los objetos.

No obstante, el reporte de los resultados en los tratamientos es bastante irregular: las terapias analíticas tiene poco éxito (y no hay demasiados registros de casos); las terapias cognitivo-conductuales muestran resultados disímiles aunque resultan las más eficaces.

En general, la posibilidad de mejora está dada porque la persona reconozca que padece y se apuesta a logros parciales en el desprendimiento de los objetos, contemplando recaídas.

* La licenciada Virginia Martínez es psicóloga especialista en pacientes graves, co-directora de La Casa, Hostal de Medio Camino.

Ver nota

Los-múltiples-disfraces-de-la-manipulación-mental-260x185

Conductas patológicas

Provoca severos daños psíquicos y físicos en sus víctimas. Cómo detectar las personalidades manipuladoras, su funcionamiento y sus tácticas. Prevención y protección.

Los-múltiples-disfraces-de-la-manipulación-mental-260x185

Por Belén Vitelleschi  | CLARIN

La acción de manipular consiste en “usar” a los demás para alcanzar los propios intereses. En nuestra sociedad, este recurso de persuasión se emplea en diferentes escenarios. Puede presentarse en relaciones de trabajo, pareja y familia, o a través de la publicidad y marketing, entre otros.

Lo cierto es que, en diferente medida, la mayoría de nosotros hemos empleado en algún momento alguna estrategia de manipulación; por ejemplo, en nuestra infancia, para conseguir algún juguete o golosina. El problema es cuando se vuelve el modo predominante de relación con otras personas y deja ser una estrategia pasajera.

Los manipuladores poseen la habilidad de descubrir cuál es el punto de vulnerabilidad y qué tipo de seducción es más efectiva para conseguir lo que quieren de su víctima. Generalmente, su objetivo no es sólo someter al otro, sino también la apropiación de su ser. Ubicar a la persona sometida en el lugar de objeto, desgastar sus propias ideas hasta convertirla en quienes ellos quieren que sea.

Las personas afectadas suelen sufrir psíquica y físicamente debido a que esta acción continuada en tiempo e intensidad atenta contra la capacidad del uso pleno del ejercicio racional, provocando severos daños en la autoestima y capacidad de decidir.

Detectar este tipo de personalidades manipuladoras, su funcionamiento y tácticas nos permitirá no caer en la trampa, prevenirnos e implementar recursos para afrontarlo.

Cómo identificarlos

El manipulador se oculta bajo varios disfraces, por lo cual no es fácilmente detectable en los inicios de una relación. Su inseguridad y carencia de habilidades sociales lo impulsa a que emplee técnicas para resolver sus problemas basadas en la agresividad activa o pasiva.

Hay distintos estilos que van desde un perfil más bajo a otro más exasperado. Pueden presentarse como personas seguras de sí, simpáticas, protectoras, cultas, seductoras; o autoritarias, controladoras, explosivas, críticas.

Por lo general, sus reacciones son impredecibles. Suelen ser demandantes, quieren todo en el instante y a su manera. No toleran otras opiniones o deseos aunque enuncien que sí. Para conseguir lo que quieren, suelen forzar “razonamientos lógicos, verdades universales o principios morales”.

Exigen a los demás la perfección o lo que ellos no pueden cambiar de sí mismos, ocultando sus propios errores y desaciertos.

Se desligan de sus responsabilidades y las delegan. Cuestionan a los demás cuando no obtienen los resultados que ellos quieren.

Se comunican indirectamente. Suelen utilizar el sarcasmo, burlas y críticas encubiertas o frente a otros, comentarios descalificantes,  indiferencia e intimidaciones.

Cuando se les solicita explicaciones se molestan, cambian de tema, invalidan la pregunta del otro, evaden, responden confusamente o cambian el foco de la conversación al punto que a ellos les convenga.

Señales de alarma

Las personas expuestas a este tipo de conductas comienzan a experimentar cambios en el carácter, humor o manera de reaccionar. Algunos indicadores que podemos tener en cuenta son:

– Sensación de vulnerabilidad y pérdida de seguridad en uno mismo.

– Disminución de la autoestima y dificultad para tomar decisiones sin descalificarlas o requerir de supervisión externa. Sentimientos de contradicción y confusión al no reconocer su voluntad en ciertos actos u opiniones que realiza u omite.

– Miedo a perder el control de uno mismo. Sensación de que todo lo que diga es desvirtuado o se le cambia el sentido a lo que se quería transmitir.

– Sensación de no poder satisfacer nunca las expectativas del otro, de estar siempre en falta aun cuando se lo intenta lograr con el mayor esfuerzo.

– Descreimiento de la propia capacidad de amar y establecer una relación recíproca.

– También puede traer aparejadas consecuencias físicas como insomnio o trastorno del sueño, taquicardia, mareos, sudoración, dolores de cabeza, náuseas y otros.

Por lo general, los allegados, amigos y familiares de las personas afectadas son quienes primeramente funcionan de alarma. Registran que la persona cambia rotundamente su carácter, que su estado de ánimo se vuelve más irascible y que comienzan a aislarse o abandonan actividades que antes realizaban. En muchas ocasiones, advierten que las personas afectadas suelen encubrir y excusar a los manipuladores.

Cómo actuar

Si consideramos que estamos bajo el influjo de una relación con estas características, es necesario tomar medidas para que este recurso no tenga efectos.

Realizar una autoevaluación de cómo se siente en el vínculo desde que se inició esa relación. Especialmente, detectar si presenta alteraciones o cambios anímicos y en la toma de decisiones.

No aislarse. Hablar con su entorno. Pedir opinión sobre la visión que otros tienen.

Evaluar si la relación responde a las expectativas de pareja que uno desea. Determinar la relación costo-beneficio y tomar una decisión acorde.

Pedir ayuda. La asistencia psicológica puede brindarle el espacio para orientarlo y promover recursos para afrontar la situación. Y en caso de gravedad, hacer una denuncia legal.

Una mente sana con buenos recursos de afrontamiento es la clave para no caer en estas trampas. La manipulación no funciona frente a personas con seguridad personal y buena estima. Para ello, es importante:

– Dedicarse al fortalecimiento del yo y proponerse el desarrollo de vínculos sanos.

– Conocer los propios puntos débiles y reforzarlos.

– Tener predisposición al cambio y proyectos de superación.

– Confiar en las propias decisiones. La decisión correcta es aquella que ha sido reflexionada y no perjudica a otras personas.

– Ser asertivos, aprender a decir lo que uno piensa, respetando la opinión del otro pero defendiendo nuestros derechos.

– Tomarse tiempo para reflexionar sobre las acciones propias y las de otros.

– Aprender a decir que NO, cuando no se puede o no se quiere, y respetar nuestros propios límites.

– Elegir un modelo de pareja sano y satisfactorio.

Tal vez muchas personas vivan una relación de manipulación. Darse cuenta es el primer paso para reestablecerse y lograr una mejor calidad de vida.

* La licenciada Belén Vitelleschi es psicóloga del área asistencial y académica de La Casa, Hostal de Medio Camino.

Ver nota

el-estado-de-ánimo-como-montaña-rusa-300x194

Trastorno Bipolar: el estado de ánimo como montaña rusa

Abordaje

De la depresión a la fase maníaca, el trastorno bipolar no siempre es fácil de dignosticar, pero logrado ese objetivo, puede controlarse adecuadamente.

el-estado-de-ánimo-como-montaña-rusa-300x194

Por Dra. Patricia Dotta | CLARIN

Habrán sentido alguna vez que su estado de ánimo está como incontrolable. Qué puede estar pasando cuando estamos tristes y alicaídos, sin ganas ni fuerzas, y de pronto, sentimos que podemos con todo, más y mejor, hasta que volvemos a sentir que no podemos casi nada.

Quizá sólo sean los vaivenes de la adaptación a la post modernidad, donde tenemos que cumplir de manera permanente con las exigencias de la época, donde nos cansamos y recuperamos sin mayores reflexiones, pero, quizás, en realidad estemos padeciendo algún tipo de trastorno que requiera mayor atención y cuidado.

Dentro de los trastornos del ánimo podemos encontrar el Trastorno Bipolar, que se caracteriza por presentar un extremo clínico depresivo, en contraposición a otro, denominado maníaco o eufórico.

Tiene un sustrato biológico reconocido, aunque no del todo identificado; se ha comprobado que existe una fuerte incidencia familiar en su manifestación, pero aún hay mucho que investigar al respecto.

Su tasa de incidencia es de alrededor del 6% de la población mundial; no distingue género, y suele manifestarse en la edad adulta, aunque puede haber indicios en edades más jóvenes.

Los síntomas dependerán del episodio que presente el paciente en un momento determinado. En la fase depresiva, estos pacientes suelen presentarse angustiados, con ideas de culpa, ruina,   autorreproches y hasta suicidas, en los casos más graves. Inhibidos para la realización de tareas cotidianas, suelen acompañarse de trastornos del apetito, ya sea aumento o disminución, y del sueño. Pueden hasta estar indiferentes al entorno que los rodea, ya que su padecer los hace ensimismarse y perder entusiasmo por las actividades que antes los convocaban.

El otro extremo

En los episodios maníacos o hipomaníacos, los pacientes suelen sentirse llenos de una energía desbordante; generalmente presentan insomnio y son capaces de desempeñar tareas a un ritmo difícil de seguir para sus allegados.

En los casos más graves, se acompañan de ideación delirante, especialmente de tipo megalómano y paranoide, y hasta de trastornos alucinatorios. Suelen cometer excesos, de los cuales posteriormente suelen arrepentirse, como gastar excesivamente o tener conductas sociales inapropiadas.

La buena noticia es que si bien aún no existe una cura definitiva, es una enfermedad que bien tratada permite tener una excelente calidad de vida, ya que a diferencia de otros, este trastorno no genera un deterioro evidente tras las primeras descompensaciones.

El tratamiento farmacológico está fundamentado en el empleo de drogas llamadas antirrecurrenciales, que resultan especialmente eficaces en la prevención y tratamiento de las oscilaciones del humor.

Según la fase que esté cursando el paciente, pueden acompañarse de otras medicaciones. Resulta evidente que, en la medida en que se sostenga un tratamiento adecuado para cada caso, los riesgos de recurrencia disminuyen, por lo que se evitan los costos emocionales y económicos que las descompensaciones de estos cuadros conllevan.

La psicoterapia cognitivo-conductual es un excelente y casi indispensable elemento para los tratamientos eficaces.

Los grupos de apoyo para pacientes y familiares, donde se aprende a reconocer la sintomatología y a prevenir las descompensaciones graves son el tercer elemento fundamental a tener en cuenta a la hora de indicar un tratamiento específico. Ellos son parte del tratamiento y, a la vez, necesitan recibir la contención necesaria.

Estos pacientes presentan la particularidad de ser especialmente seductores y agradables al comienzo de la fase de euforia, por lo que es frecuente que al principio no se identifique esta etapa como patológica.

Lo difícil, es que en algunos casos pueden llegar a desencadenarse verdaderos episodios de riesgo, para ellos o terceros, que llegan a requerir su internación.

La fase depresiva también puede llegar a requerirla, especialmente ante la presencia de ideas de suicidio; por lo tanto, los familiares y allegados de estos pacientes deben entrenarse para la detección de cambios sutiles en los estados de ánimo, a fin de alertar al profesional al que se consulte, y acompañar al paciente en la toma de conciencia de enfermedad necesaria para encarar un tratamiento adecuado.

El diagnóstico puede ser diffícil, ya que los episodios hipomaníacos suelen vivirse como “períodos de normalidad”, cuando se están recuperando de la depresión, y tienden a desestimarse, postergando la consulta.

Una buena evaluación clínica, la detección de antecedentes familiares, y el logro de una adecuada adherencia terapéutica, favorecen un diagnóstico acertado y la posibilidad de un tratamiento eficaz a largo plazo.

La doctora Patricia Dotta es psiquiatra especialista en pacientes graves.Co-directora de La Casa, Hostal de Medio Camino.

Ver nota

 

Los-beneficios-de-la-gimnasia-más-allá-del-físico-300x194

Los beneficios de la gimnasia para la salud mental

Endorfinas y bienestar

La actividad física es una gran promotora de la salud mental y de las habilidades sociales. También favorece la longevidad y protege contra enfermedades.

Los-beneficios-de-la-gimnasia-más-allá-del-físico-300x194

Por Belén Vitelleschi  | CLARIN

A medida que vamos creciendo, pareciera que la capacidad de los niños y adolescentes de dedicarle tiempo al juego y actividades de ocio va disminuyendo. Nos vamos haciendo adultos y nos sumergimos en el mundo de obligaciones y responsabilidades.

El “vivir a las corridas”, las jornadas laborales extenuantes, el incremento de la utilización de Internet y los videojuegos, la falta de tiempo, el desgano, la pereza, incitan el desarrollo de un estilo de vida sedentario, aumentando el riesgo de desarrollar diversas enfermedades.

Se ha demostrado, a partir de diversos estudios, que realizar deporte físico es beneficioso para la salud, logrando mejorar no sólo el aspecto físico, sino también cuestiones psicológicas y favoreciendo las interacciones sociales.

Desde el punto de vista físico, la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud), indica que la realización de actividad física de forma continuada prolonga la longevidad y protege contra el desarrollo de enfermedades.

En la actualidad, los nutricionistas recomiendan acompañar las dietas balanceadas con ejercicio regular para complementar el descenso de peso de manera progresiva y saludable.

Existe evidencia suficiente que prueba que las personas que llevan una vida físicamente activa, que se ejercitan diariamente, pueden obtener una larga lista de beneficios para su salud:
•    Mejora del aspecto estético: permite el descenso de peso y modelar la figura.
•    Aumenta la masa muscular, volviendo el cuerpo más armónico, firme y atlético.
•    Favorece la flexibilidad y coordinación, debido a que el cuerpo se mueve con más elasticidad permitiendo un nivel más amplio de estiramiento y elongación.
•    Disminuye la sensación de cansancio y genera sensación de mayor nivel de energía.
•    Mejora la resistencia y condición física, incrementando la capacidad funcional para realizar otras actividades físicas de la vida diaria.
•    El fortalecimiento de los huesos disminuye el riesgo de lesiones o trastornos como la osteoporosis.
•    Previene o reduce el riesgo de padecer enfermedades, como las cardiovasculares, ya que disminuye el colesterol malo y aumenta el bueno, protege las arterias, previene el riesgo de infarto y disminuye la presión alta; O la obesidad, presión alta, diabetes, artritis y algún tipo de cáncer.

Beneficios psíquicos

Más allá de los beneficios físicos, vale la pena practicar algún deporte por los aportes a la salud mental. El deporte trae aparejado sensación de bienestar.

Al mantener una rutina de ejercicio sostenida, el cuerpo produce y libera una mayor cantidad de endorfinas, que son las hormonas que producen la sensación de placer y disminuyen el dolor.

La sensación de bienestar somático afecta positivamente el estado anímico, logrando que afrontemos la vida con mayor optimismo y energía. Posibilita la liberación o descarga de tensiones y la distracción de las preocupaciones, disminuyendo la ansiedad, el malhumor, la irritación y otros estados emocionales alterados. Es sumamente recomendado para personas que padecen de estrés, depresión o trastornos de ansiedad.

•    Permite afrontar la vida de una manera más positiva, permitiéndonos realizar actividades cotidianas sin cansarnos, como subir escaleras, caminar hacia el trabajo o jugar con nuestros hijos.
•    Aumenta la sensación de confianza, seguridad en uno mismo y autoestima, al mejorar la imagen corporal y tras alcanzar metas propuestas.
•    Promueve el desarrollo de la capacidad de sostenimiento de continuidad en una actividad y de planificación de metas.
•    Estimula la competencia, ya sea por expectativas de autoeficacia en un desafío personal o para ganarle a otros. Al sentirse capaz de ejecutarlo en el plano deportivo puede estimular desarrollarlo positivamente en otros ámbitos como el laboral.
•    Ordena y equilibra la rutina diaria posibilitando la distribución de los tiempos de una manera más equitativa en todos los planos: laboral, familiar, estudios, y otros.
•    Promueve el mejor descanso. Permite una mayor relajación y menor tensión nerviosa ayudando a conciliar el sueño. Es importante tener en cuenta que  la calidad del sueño se ve favorecida siempre y cuando no se realice ejercicio físico intenso cerca de la hora de disponerse a dormir.
•    Mejora el funcionamiento intelectual: la capacidad de concentración, memoria, aprendizaje, reacción frente a las alertas se encuentran beneficiadas al aumentar el flujo de oxígeno al cerebro.
•    Promueve sensación de realización, orgullo y alegría al alcanzar objetivos y metas propuestas.
•    Incentiva a dejar hábitos que se contraponen a un estilo de vida sano como el fumar, el consumo excesivo de alcohol o alimentación chatarra.

Beneficios sociales

Independientemente a la aptitud física para el deporte seleccionado, está comprobado que el desarrollo de una actividad en grupo posibilita también el desarrollo de habilidades sociales, ya que:

•    Promueve la inclusión e integración social: el acercarse a otros predispone el ejercicio de superar la timidez y moderar reacciones individualistas.
•    Disminuye la sensación de soledad y aislamiento. Estimula la posibilidad de forjar nuevas relaciones que amplíen la red actual vincular, más allá de la actividad física que los nuclea.
•    Desarrolla competencias, basadas en el cooperativismo, la aceptación de las diferencias y la negociación, para la puesta en marcha de un objetivo en común.
•    Estimula el ser colaborador y respetar la autoridad, ya que deberá responder las reglas propias de la actividad, normas sociales del grupo al que pertenece y la coordinación de algún líder.
•    Mejora la comunicación con los pares, promoviendo un discurso claro, fluido y empático.
•    Promueve sensación de superación personal y el “ser parte de algo” al alcanzar la meta propuesta.

Es importante elegir un deporte que se ajuste a las necesidades de cada uno, que nos estimule lo suficiente para mantener la constancia y lograr así tener un men sana in corpore sano (cuerpo sano en una mente sana).

* La autora es psicóloga del área asistencial y académica de La Casa, Hostal de Medio Camino.

Ver nota

Los-mejores-consejos-para-el-2014-260x185

Los mejores consejos para el 2014

Año Nuevo

Escuchar más al otro, cuidarse con la comida y el alcohol, encontrar el silencio sanador, algunas de las recomendaciones de nuestros columnistas, que ya levantan la copa para desearles a todos un año lleno de logros y alegrías.

Los-mejores-consejos-para-el-2014-260x185
CLARIN

Termina un ciclo y se inicia otro, momento de renovar energías y decidir vivir mejor. Aquí, los consejos que con ese objetivo acercan quienes desde sus columnas acompañan durante todo el año a clarin.com/buena-vida/.

Enseñar el respeto

“Que la salud de los chicos sea un asunto de familia. Alentémolos con nuestras actitudes diarias a que realicen actividad física, promovamos hábitos alimentarios saludables, enseñémosles a respetar y aceptar las diferencias y a cuidar el medio ambiente.” María Inés Somoza,  nutricionista y profesora de Nutrición de la Escuela de Nutrición UBA.

Decisiones

“¿Qué consejo daría para el año 2014? Jorge Luis Borges decía que ninguna decisión es final, todas se ramifican en otras. Si somos el conjunto total de nuestras grandes y pequeñas decisiones, aconsejaría para el año próximo pensar que decisión tomaré, tanto para modificar, preservar o mejorar mi situación personal o la de otras personas.! Raúl Martínez Fazzalari, abogado especialista en Derecho Informático.

Mi nuevo amigo

“Te aconsejo que durante 2014 te hagas de amigos, y que entre ellos haya un perro, un gato o un caballo”. Martha Gutiérrez, presidenta de ADDA.

Comer sano

“Mi consejo para 2014 es que comprendamos que para mantenernos sanos debemos comer sano, hacer ejercicio con regularidad, descansar lo suficiente, no fumar, ser cuidadoso con el alcohol y hacer algo bueno por alguien… La ciencia esta reconociendo que ayudar a otras personas resulta una receta altamente efectiva para alcanzar el bienestar físico y emocional. No se trata de grandes cosas, sino de aquello que nos movilice y entusiasme y que sea una semilla de amor hacia los demás.” Dr. Juan Martín Romano, miembro del equipo interdisciplinario de Mindfulness Argentina Visión Clara.

A moverse

“Mi sugerencia para 2014 es entrenar… ¡¡¡mucho!!! Entrenar la buena onda, la paciencia, leerle un cuento a tu hijo y abrazarlo antes de dormir, visitar a tus viejos, tomar sol, cuidar tus rodillas y pedirle al portero que deje de derrochar agua. Entrenar la educación y los buenos modales, mirar a los ojos y decir te amo. Por un 2014 más liviano y de vida plena.” Alfredo Roldán, personal trainer, director de Personal911, profesor de gimnasia para la tercera edad.

Actitud

“Comunicar: elegir palabras amables, cariñosas. Agradecer: sonreir, porque es un gesto hospitalario.  Construir puentes que nos arrimen a quienes piensan distinto.El buen decir es muy positivo, influye en la salud. Es salud.” Dionisia Fontán, periodista, entrenadora en comunicación.

Mente racional

“Einstein alguna vez dijo que no podíamos solucionar los problemas con la misma mente que los creó. Hoy, existe una fuerte tendencia -de la cual quizás estemos saliendo- a solucionar los problemas propios y del mundo haciendo de más: controlando, especulando, acumulando, etc. Sin embargo, sabemos que la verdadera paz, compasión, amor y sabiduría no provienen de la acumulación o la lógica, sino de la realización de nuevos estados de conciencia. Estas ‘nuevas’ verdades no son racionales ni lingüísticas, sino vivenciales. Nos encontramos evolucionando de la ‘mente racional’, que divide y compite, hacia la ‘mente consciente’, que une e integra. Que 2014 nos encuentre cada vez mas sabios en la comprensión de nuestras potencialidades humanas mas elevadas: Amor y Paz para contagiar y Alegría en el vivir.” Dr. Christian Plebst, psiquiatra infantojuvenil de PANAACEA.

Paciencia

Todo objetivo requiere de un trabajo previo y de etapas que hay que atravesar. Hay momentos en los cuales nos desviamos del objetivo por la falta de paciencia. Necesitamos llenar nuestra mente de pilares que nos ayuden a confiar en nuestra capacidad para resolver situaciones que nos detienen en lo que queremos. El éxito genera entusiasmo. Busquemos entonces esa virtud que nos ayuda a no quedarnos inertes y actuar. Si Ud. sabe y siente que debe cambiar cosas para mejorar la calidad de vida, no piense sólo en su peso… La alimentación adecuada es uno de los principales pilares para que su vida cambie y logre beneficios en su vida. Felicidades.” Alicia Crocco, licenciada en Nutrición, conduce el programa Alimenta tu vida, por Metro.

Logro a logro

“Logremos instalar y conservar estados de bienestar, poco a poco, paso a paso, logro a logro. Todos sabemos cuándo estamos bien y cuándo no. Tener relaciones interpersonales armónicas; un ámbito de trabajo satisfactorio; un pasar económico que no nos desespere; alimentarnos y descansar bien; guardar ratos para la diversión y el juego, realizar actividad física y de ocio o recreación. Estas son algunas de las situaciones que nos permiten tener una salud general en equilibrio, incorporando algunos de estos hábitos diariamente, tendremos una vida más saludable tanto física como mentalmente.” Lic. Virginia Martínez, co-directora de La Casa, Hostal de Medio Camino.

Revisión

“Antes de terminar el año recomiendo hacer una revisión de todas aquellas cosas que tenemos pendientes (visitar a un amigo, pedir perdón a alguien, ordenar la casa, anotarme en clases de guitarra, etc…) y tratar de resolverlas en los próximos días. Y para el año próximo, sugiero tomar la actitud de ir resolviendo todo en el momento en que surge y no dejar nada en el tintero. Y aquellas cosas que hemos intentado solucionar y aun no le encontramos solución, podemos dejarlas en un impasse, con una nota de ‘reveer en un tiempo’. De esta manera tenemos más disponibilidad mental para dedicar al presente, ya sin esa voz de fondo que nos persigue recordándonos todas aquellas cosas pendientes de resolución.” Nicolás Larocca, psicólogo y organizador de viajes a India.

Cuidarse

“En tiempos cada vez más difíciles, aconsejo prestar mucha atención, hacer foco en el cuidado de la salud, mental y física. Encontrar la medida justa y saludable en todos los órdenes de la vida para que 2014 sea un año de crecimiento y progreso personal para todo el mundo.” Dr. Máximo Ravenna. médico clínico y psicoterapeuta.

Soltar

“Soltemos lo que nos ancla y no nos permite crecer. Aprendamos a escuchar nuestro pulso, nuestro corazón nos guía y nunca falla”. Graciela Taffarelli, consultora psicológica, especialista en Desarrollo Personal.

Vivir hoy

“Siguen los terremotos de los cambios radicales que nos piden Urano en Aries en cuadratura a Plutón en Capricornio, pero Neptuno, soberano en Piscis, nos da la oportunidad de no sucumbir a las exigencias de la agitada realidad gracias al arte, el amor y la espiritualidad. Lo ayuda Júpiter, exaltado en Cáncer y luego en el dramático Leo, quien nos impulsa a navegar por aquellas aguas profundas de los compromisos interpersonales y sus demandas que nos recuerda Saturno en Escorpio. La clave: vivir en el aquí y ahora.” Jerónimo Brignone, presidente del Centro Astrológico de Buenos Aires.

Compartir

“Acompañar implica una presencia sana que por sólo estar allí nos nutre, nos cambia y potencia. En 2014 evitemos aislarnos, aprendamos a dar y a recibir como acto cotidiano de afecto. Vincularnos sanamente con otras personas, aceptando sus diferencias, valorándolas como son y proyectando equilibrio entre nuestros deseos y del otro nos permitirá vivir mejor.” Lic. Belen Vitelleschi, psicóloga del área asistencial y académica de La Casa Hostal de Medio Camino.

Reinventar

Siempre hay tiempo de reinventar la vida… Hacelo. Los mejores recursos están dentro tuyo, animate a utilizarlos con responsabilidad, creatividad y flexibilidad. Sé amoroso, tolerante y respetuoso con tu persona y con la de los demás. Disfrutá plenamente el presente, tomando los obstáculos y equivocaciones como tus mejores maestros.” Liliana Chazenbalk, licenciada en Psicología, integrante de Fundación Foro.

Disfrutar

“Sepa separar los problemas reales de los imaginarios y trate de eliminarlos de su vida. Son pérdida de tiempo y ocupan un lugar mental que usted puede ocupar en cosas importantes. Intente descubrir a su alrededor lo que hay para disfrutar:  del silencio, del trinar de un pájaro, de un amanecer, o un atardecer. No olvide que un pájaro puede cantar bellamente en el borde o desde un pozo mal oliente. Piense que usted es el resultado del concepto que tenga de usted mismo. Tomar las cosas con calma ayudará a evitar tensiones pero también a conocerse a sí mismo. Una de las ventajas más saludables para 2014 es aprovechar al máximo el presente. No discutas ni grites para dar tus razones. En un partido discuten con el  árbitro los que van perdiendo.” Elizabeth Santángelo integra el Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana en Argentina.

A flor de piel

La primera inversión que recomiendo hacer en 2014 es en la piel, es lo único que tiene que durar toda tu vida y resistir a las caricias cuando te sacas la ropa. Por eso, recomiendo cuidar tu piel más que gastar en una prenda de moda o un par de botas, que estarán carísimas. Los infaltables: una emulsión liviana de limpieza, una fórmula muy hidratante para el día, un anti-age para la noche, un producto para el contorno de ojos. Un protector solar SPF 30 ó 50  y una emulsión corporal hidratante y anti-radicales libres. Es una inversión que vale la pena hacer. Cuidar la piel es más importante que maquillarla, como cuidar el cuerpo es más importante que vestirlo.” Dra. Patricia Dermer, directora de Lidherma.

Conocerse

En este último mes del año, mi consejo sería, tal vez, más de lo mismo que ya he ido diciendo a través de estas páginas, pero que ahora resumiría en una sola frase socrática, “conócete a ti mismo”. Y para ello, quedate cada día en silencio contigo unos minutos, no te critiques, no te censures, sólo escúchate e intenta ir más allá; porque en el silencio, en tu silencio, está la respuesta de lo que deseas y de cómo quieres o puedes hacerlo. Calma las ola de tu mente y podrás ver el fondo. Una de las maneras, como siempre he dicho, es la meditación de introspección o atención plena.” Anna Quero, profesora de yoga.

Reinventar

Siempre hay tiempo de reinventar la vida… Hacelo. Los mejores recursos están dentro tuyo, animate a utilizarlos con responsabilidad, creatividad y flexibilidad. Sé amoroso, tolerante y respetuoso con tu persona y con la de los demás. Disfrutá plenamente el presente, tomando los obstáculos y equivocaciones como tus mejores maestros.” Liliana Chazenbalk, licenciada en Psicología, integrante de Fundación Foro.

Comer mejor

“Un nuevo año crea un buen clima para iniciar proyectos o retomar los intentos. Uno de los mejores regalos que nos podemos hacer es comer mejor, todo el año y para siempre. Suena ambicioso, y como los grandes desafíos exigen buenas condiciones, qué mejor oportunidad que la primera comida del año. Es mucho mejor que el eterno pretexto de empezar el lunes que viene. El ingrediente imprescindible para el éxito es el compromiso, y la última noche del año es el escenario ideal. Propongo que el brindis incluya los votos del buen vivir: ‘voy a comer mejor y moverme más’”. Dr. Edgardo Ridner, presidente de la consultora Farma Food Care, conductor del programa televisivo “Salud y Alimentos”.

Diferenciar

“A la hora del balance, no caer en categorías a todo o nada, bueno o malo, sino poder abrir la evaluación interna en áreas diferenciadas, por ejemplo: salud, vínculo familiar, pareja, hijos, amigos, laboral, ocio, deporte, etc. Así, el abanico puede reflejar diferentes aspectos de nuestras propias vidas y al proyectar el año próximo poder hacerlo también por partes y en función a objetivos concretos y posibles, teniendo en cuenta nuestros deseos, recursos, y también limitaciones”. Gisela Holc, licenciada en Psicología y directora de Hemera, Centro de Estudios del Estrés y la Ansiedad.

Transitar seguro

“Ojalá que en 2014 se pueda destinar suficiente presupuesto para mejorar las redes viales y ferroviarias para generar sistemas acordes al crecimiento del parque automotor y demográfico. También deseo que se trabaje en todos los niveles de gobierno para una educación, concientización, control y sanción en forma sistemática y sostenida, que obtener o renovar una licencia no sea un simple trámite administrativo y que nosotros, como usuarios del sistema vial, seamos respetuosos de las normativas vigentes”. Fabián Pons, gerente general del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI).

las tres 8

“Existe una ecuación que garantiza una buena calidad de vida cada día. La “fórmula de las tres 8″, que implica dedicar 8 horas para trabajar en algo placentero, otras ocho horas para descansar y dejar ocho horas para el ocio. Estas últimas deben ser estrictamente dedicadas a disfrutar del aire libre, mantenerse en forma y liberar endorfinas”. Dra. Alejandra Hintze, especialista en medicina del Deporte y Terapia Intensiva, directora asociada del Servicio Wellness Vilas Club y coordinadora del Servicio de Emergentología del Hospital Británico.

Sol con cuidado

“Que en este año que comienza, se siga promoviendo una conciencia real de los cuidados que debemos tener ante el sol, teniendo siempre presente que la piel tiene memoria y que un excesivo bronceado ya no es más sinónimo de una piel saludable”. Silvina Zeitune, gerente de Producto Avène en Laboratorio Pierre Fabre Dermocosmétique.

Equilibrio

“Controlar el estrés haciendo un adecuado uso del tiempo entre obligaciones y ocio o tiempo libre. Además, 8 horas de sueño reposado y una alimentación balanceada entre hidratos y proteínas”. Gabriela Castro, licenciada en Psicología y directora del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA).

Prevenir

“Acompañar a nuestros hijos en su desarrollo y consultar a tiempo para poder prevenir antes de curar.” Adriana López, psicóloga y co-fundadora de Momento Cero.

Realismo

En estos días, muchos realizan su balance anual. Es una necesidad mental y emocional, un ejercicio personal y contable que se pone en marcha y se acelera cuanto más se acerca fin del año, provocando ansiedades y hasta angustias y pesares, pero también expectativas por lo que vendrá. La sugerencia es no caer en exigencias desmedidas, en axiomas incumplibles o en un ‘check list’ interminable de cosas a concretar que están fuera de nuestro alcance”. Adriana Martínez, psicoanalista y coordinadora asistencial de la Fundación Buenos Aires.

Elegir

“Estar más atentos para lograr discernir y elegir lo que necesitamos en distintos momentos, sin actuar en automático y teniendo en cuenta si con esa decisión nos acercamos o alejamos de la vida que queremos vivir. Las necesidades emocionales y físicas pueden darnos la sabiduría para hacerlo, sin excesos y/o prohibiciones.” Florencia Duthu,licenciada en Psicología, coordinadora del Equipo de Trastornos Alimentarios de la Fundación Foro.

Dar

“Tres pasos para un 2014 pleno: 1) Viví en el presente. Prestá atención a lo que estás haciendo mientras lo estás haciendo.  2) Sé generoso. Lo que das a otros vuelve multiplicado diez veces. 3) Sé bondadoso. Tratá a los demás con bondad, paciencia, aceptación.” Dra.Corrine R. Stoewsand, doctora y Master en Filosofía (EE.UU.).

Construir

“La felicidad se puede construir. ¿Cómo? No aceptes el sufrimiento como parte de tu vida. Es una elección que te transforma en víctima. Elimina el ‘pero’ porque es interruptor de los sueños. Cuidá lo que pensás y lo que hablás. Pueden enfermarte o sanarte. Cuando hables de tus sueños y proyectos jamás uses diminutivos, hacelo a lo grande. Dejá el pasado atrás, que no interfiera en el fluir de tu vida. Amar es un verbo, no un sustantivo. Este año dedicate a amarte primero y luego, ama a otros.” Patricia Passerieu. licenciada en Psicología, miembro del equipo de Clínica General, Admisora y Tutora de Posgrado en Fundación Foro.

Y, como cierre, el consejo de Nito Mestre, músico de cabecera de Buena Vida:

“Por un 2014 con amor, sin divisiones ni antinomias y sobre todo mucha música…!!! Seamos felices!!!”

logo-clarin

Depresión, el mal del siglo XXI

Según la OMS, afecta a más de 350 millones de personas en el mundo, y es la principal causa mundial de discapacidad. La mitad de los afectados ni siquiera están diagnosticados, y por consiguiente, no cuentan con tratamientos adecuados.

logo-clarin

Por Dra. Patricia Dotta | CLARIN

La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. Aunque los casos más graves, se acompañan de ideas suicidas. En el estudio de esta enfermedad se distinguieron muchas clasificaciones de este cuadro, pero en la actualidad se las divide en Depresión unipolar: cuando por sí misma constituye una entidad clínica identificable; los síntomas son los mencionados anteriormente.; o Formando parte del Trastorno bipolar: en estos casos, alternan con episodios de euforia, a veces, intercalándose con épocas de estado de ánimo normal. La depresión es una entidad clínica por sí misma, pero también puede acompañar otros cuadros, tanto psiquiátricos como médicos en general. Prácticamente cualquier otra enfermedad puede coexistir con ella, potenciándose y agravándose mutuamente, y dificultando el tratamiento en su conjunto. Puede suceder que haya personas que estén deprimidas y no sean conscientes de ellos. El vértigo de la vida en el mundo de hoy frecuentemente distrae de la autobservación y la capacidad de autocuidado, y no es raro encontrarse con pacientes que acceden a una consulta, quejándose de diferentes malestares, que en el conjunto configuran un cuadro depresivo bien diagnosticable. Pero la buena noticia es que la depresión es un cuadro que se cura, y para el que se cuenta con un arsenal terapéutico muy bien surtido. Los pilares para el tratamiento son: Psicoterapias, Tratamientos farmacológicos, Tratamientos combinados de los anteriores que suelen ser los más eficaces, y la Terapia electroconvulsivante, aunque es una aplicación muy poco frecuente en la actualidad, y reservada exclusivamente a aquellos pacientes refractarios a los tratamientos anteriores y que presentan un riesgo de suicidio potencial o inminente. En algunas situaciones, cuando los tratamientos no han cumplido su cometido, y existen situaciones de riesgo, como en caso de pacientes que presenten ideación suicida, llega a ser necesaria una internación en una institución especializada. Pero, además, los pacientes deprimidos suelen resultar una especie de “carga” para su entorno habitual. Es frecuente que los allegados no comprendan que se trata de personas que se sienten cansadas, sin interés por sus actividades habituales, tristes, a veces sin un motivo evidente; que dejen de comer, o que no duerman o duerman mucho; a veces que hasta descuiden su aseo personal. Es frecuente que los familiares apelen al uso de la voluntad, como si ello fuera una cuestión de decisión, y solución a los problemas del paciente. Es importante tener en cuenta que nadie elige enfermarse, y por lo tanto, es víctima de esos síntomas como los de cualquier otra patología.

Co-directora de La Casa, Hostal de Medio Camino.